Este tipo de pensión se concede a los trabajadores que han perdido el 50% o más de su capacidad laboral y que hayan cotizado como mínimo 50 semanas en los últimos tres (3) años anteriores al hecho causante de la invalidez.

La invalidez puede ser de origen común, o de origen profesional. La invalidez de origen común es cuando la causa de cuya enfermedad o accidente no tiene relación con el trabajo y que no ha sido provocada intencionalmente (artículo 38 de la Ley 100 de 1993), de la cual está a cargo los fondos de pensiones. A diferencia de la de origen profesional, que la pensión es cubierta por la administradora de riesgos profesionales (ARP), que como su nombre lo indica, es aquella invalidez que ha sido originada por un accidente de trabajo o una enfermedad laboral.

CategoryPensión

© 2016 Brunal abogados

logo-footer