Las personas que tienen derecho a este tipo de pensión son los beneficiarios del pensionado o afiliado que ha fallecido. Los requisitos para acceder a esta pensión son similares a los de la pensión de invalidez, se requiere que el fallecido haya cotizado como mínimo 50 semanas en los últimos 3 años anteriores.

Existen dos tipos de beneficiarios, vitalicios y temporales.

Beneficiarios Vitalicios:

  • Es el cónyuge o compañero/a permanente que al momento del fallecimiento, tenga 30 años de edad o más, y que haya convivido con él en los últimos 5 años.
  • En caso de que el afiliado no tenga cónyuge ni hijos con derecho a la reclamación de la pensión, los beneficiarios serían los padres, solo si dependían económicamente del fallecido.

Beneficiarios temporales:

Es muy importante tener en cuenta que a el beneficiario temporal se le paga mientras que este vivo, y que el pago tiene una duración máxima de 20 años. Se consideran beneficiarios temporales a:

  • El cónyuge o compañero/a permanente que tenga menos de 30 años de edad y que no haya tenido hijos con el causante.
  • Los hijos menores y mayores de 18 años hasta los 25 años de edad, que por motivos de sus estudios no trabajen y que dependan económicamente del padre o de la madre al momento de su muerte.
CategoryPensión

© 2016 Brunal abogados

logo-footer